3D y debate en Canal Plus

El jueves tarde decidí asistir al debate sobre el presente y futuro del porno que organizó Canal + en un local de copas en Barcelona. Hablaban cuatro conocedores del sector desde distintas ópticas: Salvador Diago ( propietario de IFG ), Max Cortés ( director y actor ) y Paco Gisbert ( periodista especializado en porno ) y moderado por Sandra Uve ( presentadora de Mundo X de Canal Plus ). También participó Alberto del Valle responsable del porno en el Plus.

La convocatoria no tuvo mucho éxito ( sume 12 asistentes ), aunque pude ver a Samia Duarte, Anastasia Mayo y a Senen entre otros. Empezamos visualizando una escena de Rebeca Linares en 3D y después seguimos con el debate.

El porno 3D que ahora empezará a emitir el Plus es interesante desde un punto de vista de que se ve mejor a los artistas y sientes más real el sexo. Pero tiene un inconveniente: los condicionantes de la tecnología 3D que no está pensada para hacer porno, convirtiendo la escena en un poco aburrida por lo lenta y la falta de de movimiento de la cámara. Cuando me puse a pensar en lo bien depilada que estaba Rebeca y en lo bien operados que tenía los senos, tuve claro que algo no funcionaba adecuadamente. Y cuando oí que los otros asistentes opinaban lo mismo deduje que era culpa de los límites tecnológicos del 3D.

Después empezó un debate donde se habló sobre la tecnología que iba a condicionar el futuro inmediato del porno. Alberto del Valle nos comentó la espectacular evolución de los “oleogramas” y que pronto se podrá ver porno real. Antes lo que parece que va a suceder es que para ver 3D se podrá prescindir de las ridículas gafas porque se incorporará la tecnología en las pantallas de la TV. Según Salvador ya existen cámaras que permiten hacer porno normal en 3D, aunque dudo que esto sea el problema del 3D pues el problema son los condicionantes de los parámetros métricos ( has de estar a una distancia determinada siempre ). Paco Gisbert comentó que la evolución nos lleva a las percepciones sensoriales, que en el porno pueden ser una revolución. Y acabó el debate con Salvador diciendo que el negocio on line de la venta de porno está muerto, que se venden más DVD que nunca ( aunque a precios muy bajos ) y que IFG en consecuencia ha dejado de priorizar internet en sus formas de distribución. Discutí con Salvador diciendo que el porno on line no está muerto sino que para hacer negocios se han de entender y usar las reglas que condicionan el mercado del porno en internet ( desde los tubes hasta los contenidos y diseños ). Según Salvador se ha creado en España una burbuja de filmación de contenidos que como la inmobiliaria explotará porque contra lo “gratis” no se puede competir y, según su opinión, este boom de filmaciones que hay ahora en España es económicamente inviable. Por el bien de todos espero que se equivoque.