Personajes del porno patrio (12): Adeline Aránega

Adeline es una mujer medio francesa medio española propietaria de uno de los sex shops de culto de España: El Kitsch en Barcelona. No estoy seguro pero creo que fue la primera mujer en montar un sex shop en España. Lo que si que estoy seguro, es que fue la empresaria que introdujo el feminismo en los sex shop. Fue la primera persona que escuche hablar de la necesidad de hacer de los ex shops un lugar donde las mujeres se sintieran cómodas, hasta el punto de que el negocio más físico de los sex shops ( las cabinas ) los trasladó a otro local anexo y no comunicado. Adeline siempre ha luchado para que las mujeres conocieran el uso de los juguetes y complementos eróticos que les ayudaran a enriquecer su sexualidad. Ha luchado contra todos los tabues en relación al sexo, ya sea desde la trinchera de su sex shop hasta participando en programas de televisión para hacer tupper sex ( cuando esta terminología ni siquiera se usaba…).

Adeline es una mujer inteligente, comprometida y coherente hasta el infinito y mucho más. Comprometida con todas los proyectos que han tenido que ver con el sexo. Aún hoy es el “almacén oficial” de la legendaria revista Sadomaso que editó José María Ponce. Su compromiso la llevó incluso a producir cine porno al inicio de la época del VHS y si era necesario (en esporádicas ocasiones y ante los problemas artísticos de una determinada producción), no se cortaba y se ponía ante las cámaras como en “Venganza Sexual” dirigida por su amigo José María Ponce… Además Adeline ha sido una de las “madres” del FICEB, estuvo vinculada con el evento desde sus inicios. Cuando yo lo empecé a dirigir y conocí a Adeline le supliqué que fuera nuestra portavoz porque era un pozo de sabiduría sobre porno y yo era un analfabeto pornográfico. Adeline aceptó y fue nuestra portavoz durante cuatro ediciones hasta que una jefa de prensa ( no era Natalia Kim, que conste en acta ), le metió una bronca inmerecida y la mareó tanto que dimitió de portavoz a pesar de mis ruegos. La entendí perfectamente y seguimos siendo muy buenos amigos.
Adeline sigue trabajando en el Kisch todos los días e innovando continuamente para que su sex shop sea algo más que una tienda. Su sex shop es una escuela donde puedes aprender cualquier cosa que tenga que ver con el sexo, hasta hay una sexóloga que atiende dentro de la tienda.

Las mujeres españolas deben saber que en Adeline han tenido y tienen una mujer que se ha partido la cara por su sexualidad desde hace más de treinta años, arriesgando hasta el último euro que ha ganado en su tienda para emprender proyectos que ayudaran a alcanzar el objetivo de la normalidad y el conocimiento.